martes, 10 de marzo de 2009

Viaje a Berlín (2ª parte): Almacenes Kadewe

Continuando con las experiencias vividas en nuestro viaje a Berlín, he de destacar la visita que hicimos a los grandes almacenes Kadewe.

Se trata de unos almacenes comerciales del tipo Harrods de Londres, donde destaca la alta gama de los productos que venden. En cuanto a moda y demás, la verdad es que no les hice ni caso, ya que nuestra intención era visitar directamente la planta Gourmet.
Como la mayoría de los edificios berlineses, este es de un enorme tamaño. Imagináos una planta gigante dedicada sólo a delicatessen.
La peculiaridad de este impresionante sitio es que tiene multitud de islas de degustación (pagando, claro) de los productos que se venden.
Caben destacar secciones como las de champagnes, cafés e infusiones, comida asiática, y repostería.

Llaman la atención detalles como la sección de huevos. Un mostrador dedicado sola y exclusivamente a la venta de numerosas variedades de huevo.
En cuanto a las secciones de carnicería, destacaría el expositor de carnes de pato, con diversos cortes de magret, confit, piezas enteras,... Realmente impresionante. También destacaría la dedicada a la carne de venado.
Mención especial haría a la sección de panadería. Aquí aprovecho para contaros que el pan de Berlín es delicioso y muy variado. En cualquier lugar encuentras pan con semillas de amapola, con pipas, de otros frutos secos,.. Si vas a comer a un restaurante, siempre te ponen más de un tipo de pan. Si os fijáis en la foto podréis comprobar la variedad y calidad de las piezas.
Deciros, por ejemplo, que la planta de gourmet de Kadewe dedica un pasillo sólo a salsas elaboradas.
También hay un pasillo sólo de vinagres, donde me sorprendió ver un balsámico de Crismona (marca autóctona de la provincia de Córdoba dedicada entre otras cosas a la elaboración de adceites y salchichas, estas buenísimas por cierto).
Stands de desgustación y venta de champagnes había por doquier.
Nosotros almorzamos en la sección de salchichas (como no, estando en Berlín). Como no entendíamos muy bien las distintas variedades que nos ofrecían, elegimos casi al azar seis para compartir. Estaban todas buenísimas, aunque me quedo con la típica de Berlín, la de curry, que merece un post aparte. Lógicamente recomendaría al que fuese a Berlín que visitase el Kadewe en horario de comida o a última hora de la tarde, para quedarse allí a comer en cualquiera de sus islas de degustación. El precio no es especialmente caro.
Al que le guste mucho el queso tendrá un serio problema por decantarse por uno, ya que son innumerables las variedades y procedencias de los mismos.
Siempre gusta ver las estanterías con caviar iraní, y sobre todo, asusta su precio.
La pescadería ofrece un restaurante donde cocinar el pescado que elijas. Por cierto, este era el que más clientes albergaba en su mostrador y mesas. Justo en frente del mismo hay otro restaurante para degustación de ostras. Te quedas sorprendido de la maestría con las que las preparan.

video

En fin, creo que si leéis este blog será porque os gusta el buen comer y disfrutáis con la cocina. Tenéis en Kadewe un aliciente más para visitar Berlín.

Saludos desde Córdoba.


9 comentarios:

  1. Salmorejocordobés, impresionante reportaje fotográfico. Será por mermeladas, patés, quesos, salsas, salchichas.. ¡Madre mía!. Y encima todo de primera.. La verdad es que tuvísteis que alucinar. Yo visto lo visto iré, pero sin tarjeta. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que merece la pena ir. Lo mejor para no gastar mucho es ir sólo con una bolsa de mano y así no te puedes traer nada en el equipaje. Próximamente postearé una guía de los restaurantes que nos recomendaron.

    Saludos desde Córdoba

    ResponderEliminar
  3. Que buena pinta, lo apunto como visita obligada cuando visitemos Berlín, que la verdad nos apetece mucho.
    Nosotros, siempre que viajamos, sea donde sea, visitamos el Mercado, lo tenemos como tradición, y la verdad son unas visitas divertidisimas, y casi siempre sacas alguna recetilla, que hacer a la vuelta a casa.
    Saludos desde Úbeda

    ResponderEliminar
  4. Antonio y Rosa,
    Gracias por vuestro comentario. Deciros además que en Berlín, al igual que en muchas ciudades europeas, proliferan los mercadillos de alimentos ecológicos (organic) en plena calle y son muy curiosos de ver. Preparan además mucha comida para llevar y es difícil no picar en algún dulce o aperitivo.
    Saludos desde Córdoba

    ResponderEliminar
  5. No se me ocurre un mejor sitio para visitar. Voy tomando nota para el futuro. Estoy impresionado con vuestro viaje.

    ResponderEliminar
  6. Randolo: Lástima que no encontráseis un vuelo que os combinara bien para vernir con nosotros. Pero nada, una de vuestras próximas escapadas tiene que ser a Berlín. A tí seguro te encantará.

    ResponderEliminar
  7. Hace año y medio estuvimos en Berlín y alucinamos con ese sitio, no tenía ni idea de lo que me iba a encontrar y cuando vi aquello no me lo podía creer, hay que verlo!
    Menos mal que entonces no tenía el blog ni se me había agudizado la pasión cocinera, que si no me hubiera vuelto loca comprando cosas.
    Qué buenos recuerdos y cómo me gusta Alemania!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Me parece maravilloso y de una delicadez exquisita el tratamiento que le habeis dado a vuestro viaje a Berlìn.

    Yo he estado en dos ocasiones, la ùltima vez a finales de julio de este año y me parece una ciudad llena de vida, muy verde, con unos parques y canales maravillosos; y la gente muy educada.
    Raisa

    ResponderEliminar